La alcachofa, protectora del hígado y de la sangre

988780_348537251956693_193533897_n

LA ALCACHOFA, protectora del hígado y de la sangre.

“Cynara scolymus”

La alcachofa presenta dos principales componentes que la confieren importantes propiedades curativas: una es la Cinarina que ayuda a proteger el higado y otra la Inulina que nos ayuda a depurar impurezas de la sangre y también el colesterol malo del cuerpo.

Es una planta cultivada como alimento en climas templados. Pertenece al género Cynara dentro de la familia Asteraceae. Se la llama alcachofera, tanto a la parte de la planta entera, como la inflorescencia, cabeza floral comestible.

Propiedades medicinales:

Hígado y bilis: protege el hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática. Favorece la función biliar, sus beneficiosos ácidos protegen y estimulan la bilis.
Aplicación: infusión de 2 cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar 3 veces al día durante las comidas. También puede tomarse el extracto de alcachofa a la venda en tiendas especializadas.

Colesterol, hipertensión: su virtud principal radica en la capacidad que le proporcionan sus ácidos para reducir en nivel de colesterol en la sangre, disminuir la presión arterial y también para prevenir la arteriosclerosis.
Aplicación: los mismos preparados que en el caso anterior.

Antidiabética: rebaja el nivel de azúcar de la sangre y ayuda a combatir la diabetes.
Aplicación: decocción de las hojas hasta reducir el líquido a la mitad, tomar un vaso al día. También utilizar los preparados indicados anteriormente. Otra posibilidad es mezclar el jugo de las hojas con vino.

Diurético: favorece la eliminación de líquido en cuerpo, recomendable en casos de obesidad y para ayudar a eliminar toxinas y ácido úrico.
Aplicación: decocción de 60 gramos de raíces secas por litro de agua hasta reducir el líquido a la mitad. Beber un vaso 2 veces al día. También se puede tomar 2 tazas diarias de infusiones de hojas secas.

Anticancerígeno: estudios recientes han demostrado la influencia que tienen los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides en la prevención y mejora de los procesos cancerosos.

Sequedad en los ojos: la decocción de alcachofa ayuda a fortalecer los ojos y puede servir de colirio natural en casos de sequedad ocular.
Aplicación: hervir durante 10 minutos 2 cucharadas de hojas secas en medio litro de agua. Aplicar una compresa con el líquido resultante, para fortalecer la salud ocular.

Alcachofas como alimento: las alcachofas son un alimento muy conveniente. Mejor comerlas crudas, en ensaladas, para aprovechar todas sus propiedades.
Si se hierven, se recomienda beber el caldo resultante, para no desaprovechar sus valores.
Las alcachofas al horno o a la brasa, bañadas con aceite de oliva virgen, plato típico de Cataluña, resultan altamente deliciosas y medicinales por el alto contenido, tanto de la alcachofa como del aceituna, en ácido oleico.

Contraindicaciones: se debe evitar su consumo si se tiene obstrucción biliar o hipersensibilidad a este alimento. También puede aumentar la sudoración, debido a que facilita la eliminación de toxinas.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.