Las castañas, el regalo del otoño

1450221_336643906479361_546398202_n

LAS CASTAÑAS, el regalo del otoño. Propiedades y beneficios.

Fruto del Castanea Sativa, el castaño, árbol que pertenece a la familia de las fagáceas, es el alimento más característico del otoño, muy saludable y con importantes beneficios nutricionales.

Lo que más destaca son las pocas calorías que tienen, algo que se combina muy bien con su alto contenido en fibra, proteínas e hidratos de carbono.

Son una buena fuente de minerales, entre los que destacamos el magnesio, potasio, hierro y fósforo, y según algunos estudios se les atribuyen propiedades tanto antiinflamatorias como vasculares.

Casi la mitad de su composición son hidratos de carbono, convirtiéndolas en un alimento energético ideal para apaciguar el hambre en los días frescos del otoño, la estación en la que este fruto se recoge.

Al contrario de lo que pudiera imaginarse, a pesar de ser un fruto seco, es uno de los menos calóricos, por su bajísimo contenido en grasas y la gran cantidad de agua que poseen.

TABLA DE NUTRIENTES Calorías 190 kcal. Grasa 2,20 g. Colesterol 0 mg. Sodio 11 mg. Carbohidratos 36,50 g. Fibra 6,70 g. Azúcares 12,31 g. Proteínas 2,65 g. Vitamina A 4 ug. Vitamina C 17,20 mg. Vitamina B12 0 ug. Calcio 36,53 mg. Hierro 1,58 mg. Vitamina B3 0,95 mg.

¿Cuáles son los beneficios de las castañas?
La castaña es un fruto seco extremadamente beneficioso para la salud. Es un alimento muy recomendable para deportistas, niños, estudiantes o para cuando el cuerpo se encuentra en estados de anemia, desnutrición o cansancio. Entre su larga lista de beneficios están:
Colabora en la obtención de una piel más sana y saludable.
Su ingesta contribuye a la salud del pecho y de los ojos.
Debido a su alto contenido en vitamina B y fósforo, se convierte en un alimento ideal para proteger el SN (sistema nervioso).
Mantiene los huesos fuertes y los dientes sanos gracias al fósforo que tiene.
También contiene triptófano, un aminoácido esencial que combate el insomnio.
Está recomendada para trastornos renales por su contenido en potasio.
Favorece la digestión por su alto contenido en fibras.
Ayuda con la hipertensión, los problemas degenerativos y cardiovasculares.
Fomenta la memoria.
Es rica en sustancias que contrarrestan el exceso de ácido en la sangre con lo que facilita su eliminación a través de la orina.

Debe remarcarse que las castañas deben consumirse con moderación ya que sus hidratos de carbono pueden ser difíciles de digerir y más aún si se las consume crudas.

La forma menos indigesta de consumir las castañas es sometiéndolas a cocción y retirando la piel interior. Se pueden realizar conservas, dulces, etc, o bien guardarse crudas, sin pelar, incluso congeladas, durante varios meses.

2 comentarios

  1. Buenisimo

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.