El Koshta, la actividad del canal alimentario

1381906_327495287394223_758929010_n

EL KOSHTA, la actividad del canal alimentario.

El Koshta o canal alimentario, también denominado tracto digestivo, es el conjunto de órganos (boca, faringe, esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso) encargados del proceso de la digestión, es decir, la transformación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y utilizados por las células del organismo.

La función que realiza es la de transporte (alimentos), secreción (jugos digestivos), absorción (nutrientes) y excreción (mediante el proceso de defecación).

El proceso de la digestión es el mismo en todos los animales monogástricos: transformar los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas, gracias a las enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por la sangre.
Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de longitud. En la boca ya empieza propiamente la digestión. Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas salivales los humedecen e inician su descomposición química transformándose en el bolo alimenticio. Luego, el bolo alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estómago, una bolsa muscular de litro y medio de capacidad, en condiciones normales, cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico, en el estómago, el alimento es agitado hasta convertirse en el quimo.

A la salida del estómago, el tubo digestivo se prolonga con el intestino delgado, de unos seis metros de largo, aunque muy replegado sobre sí mismo. En su primera porción o duodeno recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los jugos del páncreas. Todas estas secreciones contienen una gran cantidad de enzimas que degradan los alimentos y los transforman en sustancias solubles simples.

El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos indigeribles de los alimentos.
Es esencial, para tener buena salud, que el proceso digestivo se realice de forma adecuada, que los alimentos puedan aportar los nutrientes necesarios a nuestro organismo para realizar sus funciones sin problema. También es muy importante que se produzca una correcta expulsión de los desechos, ya que en caso contrario es muy probable que se produzcan enfermedades y debilidad.

El ayurveda propone una serie de tratamientos, siendo el principal el denominado Panchakarma, cuyo objetivo es la purificación, desintoxicación y limpieza del cuerpo, y la expulsión de los desechos que aún queden en el organismo, ayudando a equilibrar los tres doshas (vata, pitta y kapha), eliminando el estrés más arraigado y expulsando del cuerpo las toxinas causantes de las enfermedades.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.