Espelta, la madre de los cereales

1075633_288178981325854_1628145128_n
ESPELTA, la madre de todos cereales.
“Triticum spelta”
Familia: Triticum
Rasa: dulce
Descripción:
Es el cereal más antiguo que se conoce y el único que no ha sufrido hibridaciones con el paso del tiempo.
Es una subespecie del trigo y, a diferencia de éste, posee una cáscara más difícil de eliminar pero un mayor contenido de carbohidratos (almidón), proteínas, ciertas vitaminas, minerales y fibra, lo que se traduce en una mayor riqueza nutricional.
Se adapta perfectamente a climas duros, fríos y húmedos.
Procedencia:
Su cultivo se extendió desde Oriente, en la Edad de Bronce, a través de los Balcanes, de Europa y del Cáucaso.
En la Edad Media, el pan de espelta era de consumo habitual entre las clases más ricas, mientras que los más pobres tomaban pan de centeno.
Ya en el siglo XIX el cultivo de espelta fue decreciendo progresivamente, pero en la actualidad su popularidad va en aumento, gracias principalmente al reconocimiento de sus cualidades nutricionales y gastronómicas, además de su fácil digestión.
Antiguamente, se utilizaba la espelta para producir panes y las primeras cervezas del mundo.
Se sabe que se consumía en Europa, China y Oriente.
En la actualidad, se puede encontrar en diferentes tipos de panes, pastas, harinas, cervezas, copos de cereales y repostería en general.
Cada día aumenta el número de nutricionistas que recomiendan cambiar el trigo común por la espelta en nuestra alimentación diaria.
Valor nutricional:
La espelta tiene un gran contenido en proteínas, grandes cantidades de fibra, aminoácidos esenciales, hierro, fósforo, magnesio, ácido silícico, vitaminas E, B y beta carotenos.
Valor energético: 1415 KJ/338 Kcal por 100 g
Hidratos de carbono. 71,4g
Fibra. 10,7g
Proteínas. 14,6g
Azúcares. 6,8g
Ácidos grasos totales. 2,4g
Ácidos grasos saturados (AGS). 0,4g
Ácidos grasos monoinsaturados (AGM). 0,4g
Ácidos grasos poliinsaturados (AGP). 1,3g
Omega-3. 65mg
Omega-6. 1193mg
Beneficios:
– Propiedades cardiovasculares, al contener zinc se mejora el flujo sanguíneo y el funcionamiento de los vasos sanguíneos en general.
– Mejora del sistema inmunológico y la nutrición profunda en nuestros tejidos, gracias a su contenido en magnesio y ácido silícico.
– Su contenido en vitamina B ayuda a mitigar las migrañas.
– Es mucho más digerible que el trigo, al contener menos gluten y mejor fibra. No obstante, las personas celíacas deben abstenerse de consumirla.
– Por su alto contenido en triptófano, es muy recomendable para mantener un perfecto estado de bienestar físico y mental.
– No tiene colesterol.
– Es rico en ácido oléico y ácido linoléico, lo cual lo hace ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares.
– Sus nutrientes son rápidamente asimilables, lo que ayuda al sistema digestivo en sus funciones. Su alto contenido en fibra previene el estreñimiento, ayuda a eliminar alergias y otras molestias en la piel, combate problemas de sobrepeso, purifica la sangre, tonifica el bazo y el páncreas.
– Las personas alérgicas al trigo y al gluten mejoran considerablemente su calidad de vida al cambiar el trigo por la espelta.
Recetas:
Pastelillos de zanahoria
Ingredientes:
– 250 gr. de harina de espelta
– 200 gr. de azúcar
– 4 huevos
– 200 gr. de aceite de oliva
– 1 sobre de levadura
– 1 cucharada de mantequilla clarificada o ghee
– Nuez troceada al gusto
– Una pizca de canela rayada.
– 200 gr. de zanahoria
Se prepara la masa mezclando bien todos los ingredientes menos la zanahoria y dejamos reposar un poco. Se raya la zanahoria y la mezclamos con la masa. Se rellenan los moldes, previamente engrasados con ghee, dependiendo de su tamaño, más o menos dos cucharadas en cada molde (tener en cuenta que se inflan y suben con el calor). Si se quieren decorar, se pueden espolvorear con algún fruto seco picado, pasas, coco, etc. Se mete en el horno a unos 180 grados durante 20 o 25 min. Y listo. Dejar enfriar y a disfrutar.
Ensalada de mi pueblo
Ingredientes:
– 1 lechuga
– 2 tomates
– Brócoli (hervido al vapor y cortado en arbolitos)
– Espelta germinada.
– Nuez picada.
– Vinagreta al gusto: aceite de oliva, vinagre de manzana, un puñado de semillas de ajonjolí (sésamo), una pizca de cardamomo y jengibre rayado, y chalota muy picada.
Se corta la lechuga en tiras y se coloca en el fondo de la ensaladera. Encima un colchón con el germinado. Sobre ello, los trocitos de brócoli y las rodajas de tomate. Se agrega la vinagreta y por último se espolvorea la nuez por encima. Muy bonita para la vista y deliciosa, refrescante y nutritiva para el verano.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.